El momento.

Un año después del comienzo de la dichosa pandemia, todavía dudo del tiempo que ha pasado desde que arranco esta pesadilla. Con la posibilidad del reencuentro por los campos de rugby de toda España cumpliendo todas las normas de seguridad, te vas viendo con viejos amigos y la duda te invade de cuando fue la última vez que compartimos una cerveza, y ahí me pregunto…

Fue hace un año, fue hace dos…

¿Cuánto tiempo hemos perdido?

¿Cuántos se han quedado por el camino?

¿Cuándo volveremos a ser humanos de vuelta?

Les soy sincero, y si lo buscan lo encontraran en alguna nota de hace un año atrás, yo estaba seguro de que todo esto iba a ayudar a cambiarnos, que todo iba a ayudar a despertarnos de nuestra obsoleta realidad y diríamos basta a tanta hipocresía y desigualdad…

Pues nada, todo sigue igual…

O peor…

Pero yo sigo aprendiendo…

De mis hijos, de mis amigos cercanos y lejanos, de los que tengo siempre al lado…

Hoy aprendí a no gastar energía en lo que no puedo cambiar, guardarla para lo que vale la pena, para todo aquello que podamos mantener con VIDA…

Por eso más que nunca hay que apuntar a los mas chicos, brindarles nuestro apoyo, apuntalarlos en este momento tan difícil que estamos viviendo, pero sobre todo, ponerles los limites necesarios para que crezcan sanos de cuerpo y de mente.

Hace tiempo que nos lo piden a gritos, y nunca los hemos escuchado…

Pues hoy es el momento…

Hoy mas que nunca lo aplico en todo lo que hago con el rugby, desde los entrenamientos con mis chicos en el Club, en los campus que organizo, en los campus que me invitan a participar, pero sobre todo cuando trabajo en los colegios que quieren acercar el rugby a sus alumn@s, ver las caritas de esas chic@s empezando a conocer de qué se trata esta locura, es algo que nunca me puedo borrar de mi memoria, es un recuerdo maravilloso.

Llego el momento de valorar, reconocer, pero sobre todo, ejecutar las palabras de grandes maestros como el “Veco” Villegas y muchos otros que nos inyectaron esta vacuna que nos mantiene con vida y nos obliga a continuar con su legado por el bien del rugby, pero sobre todo de nuestra sociedad.

“Enseñar rugby no es un sacrificio, es un privilegio.

Porque contamos con una serie de elementos para formar un grupo de gente formidable.”

“Intentemos siempre ser un ejemplo y ayuda para los más chicos…

La actualidad no ayuda para que crezcan solos y entonces, tendremos la satisfacción de haberles dejado algo mejor, en este duro presente falto de valores.”

“El rugby a mí me ayudo a sentirme alguien, y a la vez…

Me dio una pauta para no sentirme demasiado…”

Estas tres frases resumen lo que, en mi humilde parecer, debe ser nuestro hermoso deporte en la actualidad, una herramienta de educación y crecimiento para los mas chicos y por qué no, también los mayores que se nos suman para dar una mano donde sea.

Debemos darnos cuenta de que el termino de entrenador de rugby se va transformando poco a poco en el de educador de la vida, cuantos mas creamos en este concepto, estaremos dando una mano enorme al crecimiento de los mas chicos en los difíciles momentos que vive toda nuestra sociedad.

Recuerden…

Hoy es el momento…

Buenas vacaciones para todas y todos…

En septiembre volveremos a trabajar por el crecimiento de Tod@s los que acercan a nuestro hermoso deporte…

Gracias por leerme…

En memoria del Pep, Jesús, Antonio, Nelly, y de tod@s los que se nos fueron de gira eterna…

Va por ustedes…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s